EL MÉTODO FELDENKRAIS

El Método Feldenkrais nos guía en un proceso de maduración como seres humanos que nos puede conducir hacia una libertad de cuya existencia tal vez ni sabíamos. Todo lo que vivimos a lo largo de nuestra trayectoria personal nos ha dado forma, en todo aspecto. Por un lado nos ha aportado muchos recursos y experiencia de vida indudablemente valiosa. Por el otro lado puede haber también situaciones en la vida que nos sobreexigen y cuando no encontramos respuesta armoniosa respetando tanto nuestras necesidades individuales como las circunstanciales y terminamos por forzar nuestra estructura para conseguir un resultado externo momentáneamente satisfactorio. Con el tiempo nos acostumbramos a las tensiones innecesarias que esto conlleva. Los patrones compensatorios que aparecen en consecuencia comienzan a formar parte de nuestra personalidad y dificultan el desarrollo de nuestro pleno potencial. Sentimos entonces que no estamos viviendo a la altura de nuestras posibilidades.

Feldenkrais creó un sistema pedagógico que ofrece la posibilidad de tomar conciencia del propio ´repertorio´de patrones y luego facilita el aprendizaje de encontrar soluciones más funcionales, inteligentes y sanas.

Su objetivo primario es desarrollar la autoconciencia y perfeccionar la capacidad de aprender, propia del sistema nervioso humano. Para ”aprender a aprender” esta metodología trabaja sobre nuestra organización a nivel de movimiento por la importante componente motriz de la autoimagen en nuestro sistema nervioso.

Para tal fin Feldenkrais construyó secuencias de movimientos específicos basándose en una profunda comprensión del desarrollo del movimiento tanto a nivel de la evolución de la especie (filogenético) como a nivel individual en la temprana infancia (ontogenético). Y aunque el desarrollo de una persona no ha sido óptimo es posible madurar estas funciones en edad adulta gracias a la gran plasticidad de nuestro sistema nervioso. Las secuencias ayudan a mejorar la funcionalidad de nuestros actos lo que nos facilita entrar en contacto con nuestro potencial como seres humanos maduros, independientes y libres de elegir, lo que para M. Feldenkrais significaba restaurar la dignidad humana en la persona.

Puede ser interesante para personas de diferentes ámbitos y con distintas inquietudes. Entre los que han encontrado en este trabajo una fuente de inspiración y bienestar se encuentran profesionales de la salud, de la educación, terapeutas, psicólogos, médicos, artistas, deportistas, fisioterapeutas y otros trabajos relacionados con el movimiento y aprendizaje. Pero también hay personas con limitada movilidad o dolores recurrentes que han encontrado soluciones a través de este proceso.

****

Las dos modalidades del Método Feldenkrais:

Autoconciencia a través del movimiento (grupal/individual)

Integración Funcional (Individual)